Ámbar y dentición.

El sufrimiento de los bebés en la etapa de dentición puede ser tan molesto que les ocasiona un constante llanto, inflamación en las encías, en algunos casos cólicos e irritación en la piel por salivación e incluso, que interrumpan su sueño debido a las molestias.

Desafortunadamente, esta etapa puede presentarse durante varias semanas o meses y lo mejor es estar preparada para sobrellevarlo (¿a quién no le destroza el corazón ver llorar a su hijo?).

Una alternativa que no implica medicamentos es el uso del ámbar.  Les platico un poco acerca de esta opción:

Desde hace tiempo, en Europa se han utilizado collares de ámbar del mar Báltico que, en contacto con la piel del bebé, se considera que trabajan como analgésico natural al liberar un ácido denominado succínico que, se dice, ayuda al fortalecimiento de las membranas mucosas, favoreciendo la regeneración de los tejidos, evitando con ello el tratamiento excesivo con medicinas en los niños.

Antes de decidirme a comprarlo, investigué si el uso del ácido succínico, también conocido como ácido ámbar, había sido aprobado por autoridades internacionales y, de acuerdo con el portal de la U.S. Food and Drugs Administration (FDA), éste se considera como “sustancia generalmente reconocida como segura”.  Les comparto el link con la información completa: http://www.accessdata.fda.gov/scripts/cdrh/cfdocs/cfcfr/CFRSearch.cfm?fr=184.1091

Seguí investigando y así fue que encontré los collares de Slobber beads, hechos con cuentitas de ámbar redondeadas, atadas individualmente para mayor seguridad. Puedes encontrar más información en http://www.slobberbeads.com.au y comprarlos en Fifi Baby Shop.

Se recomienda que se use durante el día, siempre en compañía de un adulto y que se remueva cuando el bebé duerma, antes del baño o de nadar, así como previo al uso de cremas y protectores solares.  Asimismo, se sugiere que se use debajo de la ropita del bebé para que esté en contacto directo con la piel y, además, evitar que él lo jale (aunque una  alternativa es colocar el collar en el tobillo del bebé debajo del calcetín).

Recuerda que los collares y pulseras están hechos para su uso y no para que tu hijo los muerda.

Pía ya tiene el suyo. Úsalos y cuéntame cómo fue tu experiencia o si tienes algún consejo para sobrellevar el proceso de dentición de tu bebé.

Cariños,

Mamá Mel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s